IFTTT: consumir con moderación

IFTTT es un gran servicio, permite conectar y compartir información entre muchos otros servicios web, aplicaciones y herramienta mediante recetas que nos hacen la vida, y el trabajo, más fáciles. Y además gratis.

Pero como todo lo que no cuesta es necesario consumirlo con moderación. Por el simple hecho de que puedas enviar tus checkins de Foursquare a Evernote, o los favoritos de Feedly a Instapaper por el mismo precio, no tienes que hacerlo necesariamente.

Sobre todo porque, si no tienes bien claro que eso va a tener una utilidad en algún momento futuro, corres el riesgo de terminar por hacer inútiles esas herramientas, ahogadas por el exceso de información sin sentido.

Antes de caer en errores así, lo sé porque lo he sufrido, es necesario plantearse un flujo de trabajo coherente y efectivo. Qué voy a hacer con esa información? Por qué necesito tenerla disponible en ese servicio o herramienta concreta? Y por supuesto, es la solución más simple?

Readability se convierte en una red social de recomendaciones

Readability se actualizó ayer dando un gran salto en su concepto. Del sitio donde solo guardas lo que te interesa leer más tarde a convertirse en una auténtica red social de usuarios que recomiendan lecturas, con sistema de followers incluido.

Esto, evidentemente, tiene mucho que ver con la dirección que tomó hace semanas Pocket y con el sistema de seguimiento que Instapaper ya tiene desde hace tiempo. Sin embargo, tanto Pocket como Instapaper se habían mantenido dentro de un estricto enfoque que ahora Readability dinamita, convirtiéndose en una red social de facto.

Pero con algunos detalles a destacar: aun cuando se pueden hacer recomendaciones para quien nos siga, se puede seguir a otros usuarios e incluso tener un perfil público, como en cualquier otra red social, ya avisan que no van a mostrar datos ni de followers ni de cuantos usuarios sigues. Esto es porque los números no son el objetivo, sino el medio de llegar a lo que realmente importa, obtener recomendaciones de calidad. Lo explican así:

One thing you’ll notice about the new site is that there are no following or followers counts. That’s by design. Following someone on Readability is about discovering articles that are meaningful to you that you might not find on your own. The number of followers you have and number of members you follow is not the goal; it’s a means to an end. We encourage you to frequently follow and unfollow members based on the type and quantity of articles being recommended to you

De momento las recomendaciones sólo están disponibles en la versión web, aunque es posible que pronto lleguen también a las aplicaciones móviles.

De mano todos los usuarios del servicio ya están siguiendo a T-Recs, que es el robot propio de Readability, por lo que si entras a tu cuenta ya puedes ver recomendaciones. Desde tu perfil puedes dejar de seguirlo si quieres.

Ahí, en el perfil, donde puedes gestionar a quien sigues y ver tus followers, también se irá acumulando la lista de artículos que hayas recomendado.

Me parece un movimiento muy interesante por parte de Readability, que tiene que tratar de acortar la brecha con Pocket e Instapaper, lastrada además porque estos tienen un mayor soporte en aplicaciones de terceros.

Si quieres seguirme puedes ver mi perfil en Readability.

Ghost y su servicio de blogs de pago no-lucrativo

Ghost lanzó su servicio de blogs autoalojados, con precios que van desde los 5 dólares mensuales por un blog con hasta 10.000 páginas vistas, hasta 80 dólares por medio millón de vistas y 30 blogs. Por desgracia no existe versión gratuita ni de prueba.

Es evidente que no pretenden competir con WordPress.com ni con Blogger o Tumblr. Lo cual creo que va a ser un handicap en la captación de usuarios. La barrera del precio del servicio, unido a la dificultad de instalación (debido a los requisitos especiales que conlleva) de la versión libre en tu propio servidor, no le hace mucho favor a la difusión de una plataforma que pretendía reinventar el blogging, y que de momento se queda simplemente en el aspecto estético.

We’re a very proud non-profit! That’s the most awesome thing about using our hosted platform. Every penny you spend on running your blog with us is spent on improving the software and paying more developers to work on Ghost.

Aun así, insisten en que no son una empresa, sino una organización o lo que sea no-lucrativa.

Personalmente me gusta Ghost, creo que mejora mucho la experiencia de usuario de WordPress, por ejemplo, pero también creo que tal y como está planteado actualmente no se puede esperar que vaya a tener un gran éxito a corto plazo.

Hightrack Premium

Cuando hace algunos días Hightrack publicó su aplicación para iPhone una de las cosas que echaba de menos era la integración con los calendarios de iCloud.

Pero con la llegada de Hightrack Premium por fin se ha resuelto la duda de si en el futuro iba a ser posible esa integración. La respuesta es afirmativa, y viene acompañada de nuevas funcionalidades que hacen que la suscripción Premium sea no sólo interesante sino realmente atractiva para cualquiera que quiera disfrutar de una herramienta de productividad completa y fiable.

Pero ojo, que para los primeros 500 suscriptores el precio es del 50% anual para siempre. Y no me lo he pensado dos veces, porque creo que Hightrack tiene todos los ingredientes necesarios para convertirse en el gran gestor de tareas y proyectos de los próximos años. Ya sólo le falta incluir características para manejar proyectos de forma colaborativa, y entoces sería un serio contendiente para Basecamp y Omnifocus juntos.

Atención, porque la versión Premium (38 euros al año / 19 euros para siempre si eres de los primeros 500 usuarios en contratarlo), viene con la posibilidad de crear tus propios Tracks, quizá la funcionalidad más novedosa y potente del servicio; notas y sidebar stacks, entre otras cosas.

Si contratas Hightrack Premium lo tendrás activado el día 15 de octubre.

Pocket se convierte en Instapaper

De piedra me he quedado al ver el rediseño de Pocket en su versión web, anunciada ayer. Había visto un par de posts en mis feeds al respecto, sobre todo uno que titulaba Pocket for Web gets a new simplified layout and features that power users will love en The Next Web.

Así que ahora le he echado un vistazo a ver que era eso que a los powers users les iba a gustar tanto del rediseño. Y ya lo he visto: ahora Pocket es igual que Instapaper!

Instapaper

Instapaper

Nuevo diseño de Pocket

Nuevo diseño de Pocket

Comparen las dos capturas. Pocket usa ahora la misma tipografía que Instapaper, Próxima Nova. E incluso el color de la misma es muy parecido: #333 en Instapaper, #222 en Pocket.

Aparte de eso Pocket ha aumentado sus márgenes, estrechando la anchura del párrafo, algo que en Instapaper se puede personalizar a gusto del lector.

Cada vez me convenzo más de que he hecho bien volviendo a Instapaper.

Hacia la lectura social: Pocket y DotDotDot

Desde hace algunas semanas está disponible en abierto un nuevo servicio de guardado y lectura de documentos, libros y artículos llamado DotDotDot. Puede probarlo en beta durante algunos meses, tanto en la web como en iOS, y comparalo con otros servicios parecidos, como por ejemplo Pocket.

DotDotDot tiene muchas semejanzas con Pocket, pero también con Instapaper o Readability. Pero también aporta una capa social muy interesante, ya que permite seguir usuarios y que otros te sigan a ti. De ese modo tienes un feed de todo lo que están leyendo tus contactos, e incluso de las anotaciones que realizan sobre los textos. Quizá el único incoveniente que le veo por ahora es que todo es público, no puedes marcar nada como privado.

Además, no sólo se nutre de artículos o posts que puedas ir guardando ahí con la extensión del navegador, sino que permite conectarlo con Dropbox y subir libros enteros en formato ePub, y otros documentos. Cuando estás leyendo, en una interfaz muy bien diseñada y usable, puedes anotar, comentar y compartir en redes sociales. Es más, se pueden establecer auténticas conversaciones en torno a una anotación.

Es cierto que la versión iOS todavía adolece de algunas carencias, pero en general muestra una tendencia que podríamos calificar de socialización de la lectura que precisamente acaba de incorporar también Pocket, aunque de manera diferente.

Lo que acaba de hacer Pocket es añadir una opción de compartir artículos con nuestros contactos (por cierto, renovando también el diseño de su aplicación iOS de una manera fantástica). Si nuestro contacto usa también Pocket recibirá una notificación dentro de la propia app, y si no lo usa recibirá un email con el enlace.

No sólo artículos completos, también citas o fragmentos que hayamos previamente marcado, con lo cual se acerca mucho al concepto de DotDotDot.

Curiosamente el ascenso de este tipo de herramientas de lectura social se da en un momento en que los lectores de feeds, que tradicionalmente habíamos usado para guardar los artículos que queríamos leer después, van en declive. El problema del lector de feeds es que es cerrado, sólo te deja guardar artículos de aquellas fuentes que sigues, mientras que Pocket o DotDotDot se extienden incluso más allá de la propia web.

Sitios oficiales: Pocket / DotDotDot

Es toda una experiencia vivir con miedo, ¿verdad?: gratis vs de pago

El email es gratuito, Twitter y Facebook también, igual que todos los servicios de Google. Cualquiera con una conexión a internet puede crearse en un momento una o dos o doscientas cuentas de Gmail, usuarios de Twitter y perfiles de Facebook.

Son gratuitas porque lo que venden somos nosotros, o más bien nuestros datos, lo que nos gusta, lo que escribimos, las fotos que publicamos, lo que pensamos. Ponemos ahí todo eso porque es gratis hacerlo. A cambio las empresas que ofrecen estos servicios gratuitos utilizan todo ese material para vendérselo a otras grandes empresas, que contratarán anuncios en ellas que tendrás que ver en forma de tuits patrocinados, por ejemplo. Es el precio que pagamos por disfrutar de estas herramientas. En realidad Gmail, Twitter y Facebook no son servicios de correo electrónico, conversaciones o cualquier otra cosa que podamos pensar. Son plataformas publicitarias.

¿Qué pasaría si fueran de pago? Que sólo unos pocos podrían tener acceso a servicios que hoy consideramos básicos. Pero además nunca hubieran tenido tanto éxito. Internet sería radicalmente distinta a como la conocemos. ¿O quizá no? Acaso no pagarías 30 euros al año por una cuenta de email? ¿O por una cuenta de Twitter?

Un ejemplo de como podrían ser las cosas es App.net, la red de conversaciones antagonista de Twitter que cobra una tarifa anual por tener una cuenta. Sobre ella suscribo todo lo que dice Matt Gemmell:

No hay auncios, en ningún sitio. Dado que es un servicio de pago, no hay spam en absoluto; yo nunca lo he visto. Hay una activa y feliz comunidad de desarrolladores, a la cual ADN (App.net) recompensa económicamente. Hay una rica, moderna y constantemente mejorada API. Y de nuevo, porque es un servicio de pago, hay un extraordinariamente bajo número de fans de (Justin) Bieber, adolescentes, iletrados y sociópatas.

Es cierto que en App.net no hay spam. Por lo menos de momento nadie ha considerado invertir 36 euros al año para spamear allí. Es posible que la red crezca y llegue un momento en que los spammers la encuentren interesante y rentable. Pero sería extraño. En cierto modo es como lo que ocurría con Windows y OS X. Hasta que éste último no ha alcanzado ciertas cotas de popularidad no ha estado demasiado expuesto a virus y troyanos.

Por tanto, un servicio gratuito tiene más posibilidades de crecer rápido y ser adoptado de forma masiva; de monetizarse y rentabilizarse. Y cuanto mayor sea el número de sus usuarios más atractivo será como soporte publicitario. Pero al mismo tiempo más expuestos estarán sus usuarios a molestias como el spam y los virus, y mayor porcentaje de privacidad será necesario entregar al servicio.

La elección de un servicio de pago o uno gratuito depende mucho del grado en que cada uno soporte estos inconvenientes o los deteste. Y en mi experiencia usando App.net, Pinboard, Basecamp, Chartbeat o Rdio, todos ellos de pago, merece la pena hacer el esfuerzo de utilizar herramientas no gratuitas a cambio de mantener la privacidad y el control sobre tus datos.

En el caso del email hay un problema, y es que apenas existen servicios de pago que puedan competir con los gratuitos. Pero aun así ello no sería obstáculo para los spammers, dado que cualquiera puede enviar un email a cualquier dirección, sobre ese principio es sobre el que está construída la red. Solucionar ese problema puede ser una aventura apasionante para los futuros desarrolladores.

Sifter

Existen muchos servicios web para múltiples cosas distintas. Pero sólo una pequeña parte pueden ser considerados los mejores. Por sus características, las opciones que ofrecen, su diseño…pero sobre todo por cómo lo hacen. Son los que se preocupan de verdad en proporcionar al usuario una experiencia absolutamente impecable. Son los que de verdad nos hacen ser más productivos y disfrutar trabajando.

Entre ellos están Basecamp, Evernote, Tradeshift, Gaug.es y algunos más. Y ahora también está Sifter, un servicio para gestionar tickets de soporte e incidencias en tus proyectos.

Por qué iCloud es gratis?

Why is iCloud free?

Mientras que Apple se considere una compañía de software, el hardware es lo que paga las facturas. Utiliza el software para vender su hardware.

iCloud hace que los dispositivos iOS y las tiendas en línea de la empresa sean más fáciles de usar. Con iCloud es más fácil gastar el dinero en el ecosistema de Apple.

¿Por qué habría Apple de cobrar alguna vez por eso?

La polémica Readability vs. Instapaper

Desde que Readability publicó su nueva versión online y su aplicación iOS, muchos blogs de los que leo habitualmente se han enzarzado en una discusión en contra del servicio y a favor de Instapaper. Curiosamente, aunque Readability lleva ya un tiempo funcionando, es ahora, cuando el servicio se vuelve gratuito, cuando arrecian las críticas a su modelo de negocio, si es que realmente tiene alguno. Veamos antes las diferencias entre ambos servicios:

Instapaper es un servicio gratuito, siempre lo ha sido, que permite almacenar y leer más tarde los artículos que vamos marcando al navegar, o que envíamos desde una tercera aplicación en iOS. Además Instapaper proporciona un servicio de ‘mobilización’ de textos que hace más fácil y cómoda su lectura. Como digo, es gratuito, aunque las aplicaciones iOS son de pago. Y también ofrece la posibilidad de comprar una suscripción mensual por 1 dólar, que lo único que añade al servicio es la posibilidad de usar su API en aplicaciones de terceros, por ejemplo con la aplicación de escritorio Read Later.

En definitiva, Instapaper es gratuito en el navegador de escritorio, pero es necesario comprar la aplicación iOS para poder usarlo en el iPhone y el iPad.

Readability comenzó siendo un servicio de pago. El dinero obtenido con esas suscripciones de los usuarios se repartía entre los autores que daban de alta sus webs o blogs en el servicio. Pero con la última actualización Readability pasó a ser gratuito, igual que lo es su aplicación iOS. No obstante, se mantiene la opción voluntaria de comprar un suscripción, de modo que Readability sigue recolectando dinero para los autores que se dan de alta en el servicio.

La primera diferencia entre ambos servicios, por cierto magníficos los dos, es que para usar Instapaper en iOS hay que comprar la app. Con Readability no.

La segunda diferencia es que, aunque ambos poseen la opción de comprar una suscripción de pago, lo que ofrecen a cambio son cosas diferentes. Instapaper te ofrece la posibilidad de usar su API. Mientras que Readability te ofrece la posibilidad de recompensar a los autores con un porcentaje de tu dinero. En teoría Instapaper se queda el 100% del dinero procedente de las suscripciones, mientras que Readability retiene un 30%.

¿Cual es el problema? Pues el problema está en que, según los más críticos, Readability está asumiendo la recolección de dinero en nombre de los autores, se hayan dado de alta o no en el servicio. Tengo que decir que estoy de acuerdo con esto, Readability no debería arrogarse esa función sin el consentimiento expreso de los autores. De hecho, si tienes un blog, es posible que Readability haya recaudado dinero en tu nombre.

¿Qué pasa con ese dinero? Aquí es donde creo que viene la cuestión principal. Porque depende de como funcione el reparto de ese dinero, para que lo anterior tenga base de crítica o no. Si Readability reparte el 70% de sus ingresos entre los autores ‘asociados’ al servicio, sin tener en cuenta las visitas a páginas de otros autores, entonces creo que no hay problema. Ahora bien, si Readability retiene el porcentaje que corresponde a las visitas a esas otras páginas, la cosa cambia, porque sí que estarían quedándose con un dinero que no les pertenece.

En ninguno de los blogs críticos, ni en el blog de Readability he visto que expliquen este punto en detalle. Ahí está la clave de todo.

He aquí un listado de artículos al respecto que pueden consultar: