Por qué las urls cortas están destruyendo la web

Parece un poco exagerado el título, que es el que Frédéric de Villamil le ha puesto a su encendido alegato contra las urls cortas y los acortadores de urls en internet. Pero no deja de tener buena parte de razón en sus razonamientos, algunos muy parecidos a los que expuse aquí hace exactamente un año en Una solución al problema de las urls cortas.

Villamil hace un análisis realista de todos los pasos que puede seguir una url de este tipo hasta llegar al contenido original. Por ejemplo, un simple flujo habitual Pocket-Buffer-Twitter puede implicar hasta 14 redirecciones y 3,4 segundos de carga. 14 redirecciones si envías a Buffer un artículo desde Pocket para que salga a Twitter. Nos estamos volviendo locos?

Pero lo más interesante viene casi al final de su artículo:

…cuando usas un acortador de urls estás dando parte de tu contenido a esa empresa. Ellos pueden decidir cobrar por acceder a tus links, pueden poner tu contenido en un frame y ponerle anuncios, censurarlo si no les gusta lo que publicas…
…ningún acortador de urls usa redirecciones 301 limpias. Algunos usan redirecciones 302, que le indican a Google que la redirección es sólo temporal. De ese modo, el acortador se lleva todo el valor SEO que debería corresponder a tu sitio…

Creo que más claro, el agua. Las recomendaciones para evitar esto: publicar siempre el enlace extendido en Twitter, desactivar el acortador de Buffer, nunca tuitear desde Pocket (uno de los que hacen redirecciones 302 raras), y por supuesto nunca usar un acortador de urls, salvo que sea una emergencia.

Usar varios tags H1 en HTML5

Hasta ahora yo pensaba que, por motivos de SEO, sólo era posible usar un tag H1 por página en un blog o web. Pero con el HTML5 eso cambia.

En un excelente artículo en Tuts+ Kezz Bracey hace un repaso exhaustivo de uso en pre-HTML5 y en las nuevas especificaciones. Básicamente es posible utilizar más de un tag H1 siempre y cuando cada uno vaya delimitado dentro de una sección, por ejemplo header y article.

Un posts imprescindible para bloguers y webmasters.

El lado oscuro de Analytics

Now, after years of happily co-existing, Google is making a power play. It’s withholding key data and justifying it in the name of privacy. This really hurts businesses that were relying on that data, yet leaves Google nicely situated. It’s pretty clear who’s now getting the most out of the “free” transaction. Admittedly, there are two sides to the privacy debate, and Google is correct that withholding the keyword data does help the general population in securing their privacy. At the same time, two parties still have access to this data: Google and its paying advertisers (those using Google Adwords). Hmm… pretty interesting…

La decisión de Google de eliminar la información de palabras clave de Analytics, basada en el concepto de privacidad, resulta curiosa cuando te das cuenta que en realidad ahora sólo Google y los clientes de AdWords van a tener acceso a esa información.

Si usas Analytics para tu negocio, esta decisión de Google te deja medio a ciegas, y con una herramienta poco menos que inutil que sólo sirve para alimentar la maquinaria de Google, sin obtener nada a cambio.

Esto es lo que piensa Arsham Mirshah y expone en el artículo enlazado en el título, que no tiene desperdicio.