Kindle, una pésima herramienta de lectura

Uno de mis propósitos para este año es leer más. Por lo menos, leer tanto como leía en mis tiempos de estudiante. Va a ser dificil porque uno ya no tiene el mismo tiempo libre. Pero arañando minutos al día, reduciendo el tiempo que pierdo en las redes sociales y cambiando algún mal hábito adquirido, quizá lo consiga.

El caso es que ahora mis lecturas las hago principalmente en el iPad con iBooks, lo que me encanta porque me permite subrayar, anotar y luego exportar esas notas por email en un formato bastante elegante y ordenado.

Pero me había propuesto rescatar también mi cuenta de Kindle y algunos de los libros que tengo allí, como The White Goddess de Robert Graves, uno de mis libros favoritos. Cual ha sido mi sorpresa al comprobar que no hay forma nativa de exportar las notas y los subrayados desde el Kindle, algo que nunca antes había comprobado.

¿Cómo es posible? Que haya que acceder a la web de Amazon y luego usar algo como Evernote para capturar las notas es realmente weird como dicen los americanos. ¿Qué gana Amazon con no dejarnos exportar fácilmente nuestras notas? ¿Es por tocarnos las narices, por dejadez, por política de empresa? Sinceramente, no lo comprendo.

Como lector el Kindle puede estar muy bien, pero como herramienta deja mucho que desear. Así que adiós Kindle. Sigo con iBooks y con Marvin, que sí es una auténtica herramienta de lectura, y no sólo un escaparate como Kindle.

El iPad frente al Kindle como lector de libros

ZZ47250D0F.jpg

Una de las novedades que trae el iPad es un lector de eBooks o libros electrónicos (cuyo diseño, por cierto, se parece mucho al de Classics, la aplicación del iPhone, y al de Delicious Library, la aplicación para mac). Si estás pensando en comprarte un Kindle, te recomiendo que esperes a ver todo lo que ofrece el iPad. Si lo comparamos con el Kindle DX ambos tienen más o menos el mismo tamaño, una pantalla de 9,7 pulgadas, con la diferencia de que el Kindle usa tinta electrónica y el iPad tiene una pantalla en color. Y además puede hacer un montón de cosas más, como correr juegos, películas, el navegador Safari, ver y organizar fotografías.

Conectividad

En cuanto a la conectividad el Kindle ofrece 3G gratuito, pero sólo para descargar libros, mientras que el iPad también ofrece wifi. El precio de los libros es un poco mayor en el iPad, pero nada impide que puedas usar otros programas para leer eBooks como por ejemplo Stanza (que también es de Amazon), y al que le puedes cargar archivos en pdf desde la computadora.

Teclado

El teclado en pantalla del iPad permite teclear casi como si estuvieras ante un teclado físico, mientras que el teclado del Kindle es pequeñito, quita espacio a la pantalla del dispositivo y no permite teclear al estilo mecanográfico debido a lo cerca que están las teclas unas de otras.

Precio

El precio no es tan diferente si comparamos el iPad con el Kindle DX. Si nos vamos a la versión del Kindle normal la cosa ya cambia porque éste cuesta aproximadamente la mitad que el iPad. Eso sí, a cambio de una pantalla más pequeña, pero con la ventaja de mayor liviandad para llevarlo encima, y sobre todo a la hora de llevarlo de viaje cargarás con la mitad de preocupación por que sufra daños.

Conclusión

La conclusión es que si no necesitas nada más que un lector de libros, el Kindle es una buena opción, pero la versión económica. Si necesitas una pantalla más grande deberías considerar el iPad, por casi el mismo precio que un Kindle DX. Y si realmente necesitas poder realizar otras tareas, ya sea de trabajo o de ocio, la elección es sin duda el iPad. Te ahorras cargar con dos dispositivos: un portátil y un Kindle.