Kindle, una pésima herramienta de lectura

Uno de mis propósitos para este año es leer más. Por lo menos, leer tanto como leía en mis tiempos de estudiante. Va a ser dificil porque uno ya no tiene el mismo tiempo libre. Pero arañando minutos al día, reduciendo el tiempo que pierdo en las redes sociales y cambiando algún mal hábito adquirido, quizá lo consiga.

El caso es que ahora mis lecturas las hago principalmente en el iPad con iBooks, lo que me encanta porque me permite subrayar, anotar y luego exportar esas notas por email en un formato bastante elegante y ordenado.

Pero me había propuesto rescatar también mi cuenta de Kindle y algunos de los libros que tengo allí, como The White Goddess de Robert Graves, uno de mis libros favoritos. Cual ha sido mi sorpresa al comprobar que no hay forma nativa de exportar las notas y los subrayados desde el Kindle, algo que nunca antes había comprobado.

¿Cómo es posible? Que haya que acceder a la web de Amazon y luego usar algo como Evernote para capturar las notas es realmente weird como dicen los americanos. ¿Qué gana Amazon con no dejarnos exportar fácilmente nuestras notas? ¿Es por tocarnos las narices, por dejadez, por política de empresa? Sinceramente, no lo comprendo.

Como lector el Kindle puede estar muy bien, pero como herramienta deja mucho que desear. Así que adiós Kindle. Sigo con iBooks y con Marvin, que sí es una auténtica herramienta de lectura, y no sólo un escaparate como Kindle.

El problema de iBooks en OS X Mavericks

La llegada de iBooks al mac fue una de las cosas que más me apasionaban de Mavericks cuando fue anunciado hace unos meses. Por fin íbamos a tener un buen lector de libros en el mac, y además sincronizado totalmente con iOS a través de iCloud. Confieso que casi era lo único que me hacía desear una rápida llegada de Mavericks. Las otras novedades no me parecían tan atractivas, como las pestañas del Finder o las etiquetas.

De modo que lo primero que hice nada más actualizar mi mac fue abrir iTunes y seguir las instrucciones para mover toda mi colección de libros a iBooks. Gran error. Error porque no hay vuelta atrás. Bueno, miento, sí la hay pero implica tener que pasar varias horas buceando en carpetas de la biblioteca de usuario en el Finder y restaurando libro por libro a su ubicación original en iTunes. Y sobre todo implica perder la posibilidad de usar iBooks en el mac.

Si ya habéis movido vuestra biblioteca a iBooks igual que yo sabéis de lo que estoy hablando. Una vez que todos los libros están en iBooks ya no puedes editar nunca, nunca más, los metadatos. Y lo que es peor, no es que no vayas a poder editarlos, es que muchos de los metadatos que tenías se habrán perdido para siempre.

Esto es especialmente sangrante en los libros que no se hayan comprado en la iBooks Store. En mi caso he perdido algunas portadas que había añadido desde iTunes. También si importas a iBooks libros gratuitos o descargados en otros sitios, pero a los que habitualmente les falta la foto de portada y quizá vienen con los metadatos de título o autor incompletos o erróneos. Olvídate de corregirlos en iBooks porque no se puede.

Siempre puedes acceder a la carpeta donde Apple esconde ahora tus libros: /Library/Containers/com.apple.BKAgentService/Data/Documents/iBooks/Books, y tratar de hallar el archivo que corresponde a cada libro para abrirlo con algún editor de código y ver si puedes arreglar algo. Pero no te lo recomiendo si no sabes muy bien lo que estás haciendo.

Finalmente, si tienes muchos libros no comprados en la iBooks Store, habrás observado que no se sincronizan aunque los hayas movido a iBooks. Esos libros tienes que seguir sincronizándolos a través de iTunes, lo cual es ciertamente un mal asunto si lo sumamos a todo lo anterior.

En definitiva, que iBooks en el mac está muy bien, pero no como gestor de libros sino sólo como lector. A menos que Apple arregle pronto este desaguisado me temo que habrá que buscar una alternativa mejor (y las que hay de momento tampoco me atraen demasiado). O eso o que Apple arregle este desastre en una actualización.