La olvidada startup que inspiró el modelo de negocio de Google

Did Google steal Overture’s idea? Not really, says Gross. “We didn’t patent the idea. So if we don’t patent it, they can copy it.” Yet Gross is convinced the concept of a cost-per-click, auction-based search-advertising system would have been patentable, in retrospect. By the time he thought to do it, though, it was too late. Overture did file for a slew of other patents peripheral to its system, and sued Google for infringement when it came out with the revamped AdWords in 2002. The case was settled in 2004, with Yahoo getting a big chunk of Google stock in exchange for the rights to Overture’s intellectual property.

Will Oremus cuenta en este artículo en Slate como Google copió y mejoró el modelo de negocio que había inventado GoTo.com (más tarde Overture) para dar lugar a AdWords y AdSense. Y es que no siempre tienen éxito los primeros, ni los que inventan algo, sino quienes saben sacarle partido.

Cómo Google está destruyendo las búsquedas orgánicas

Google is building a new version of the search engine that made it great. This time, however, it is a search engine exclusive to the garden of Google products. If you compete with Google in any way, you’re in its crosshairs. Your chances of ranking high enough to garner traffic are virtually nil and getting smaller

Interesante artículo que demuestra como los resultados orgánicos tienen cada vez menos peso en Google. Y vaticina un futuro bastante negro, con unos resultados que sólo muestran productos de Google o que Google no considera competidores directos. Lo que llevamos diciendo mucho tiempo, que el tiempo de Google pasó y es el momento de buscar alternativas.

Siri adopta Bing para mostrar resultados

Que en el nuevo iOS 7 Bing sea el buscador usado en los resultados ofrecidos por Siri es toda una sorpresa. Una vez más parece que Apple y Microsoft son capaces de ponerse de acuerdo en algo cuando se trata de enfrentarse a un tercero, en esta ocasión Google.

Para el usuario el cambio será beneficioso. Ya he dicho muchas veces que hoy por hoy Google no ofrece los resultados de búsqueda más relevantes, sino que éstos están sesgados en un alto porcentaje por Panda y Penguin, que penalizan arbitrariamente resultados de calidad si la página web o blog en cuestión utilizan sistemas de publicidad y/o monetización que no gustan a Google.

Bing parece la opción más lógica, aunque seguro que a muchos nos hubiera gustado ver ahí a DuckDuckGo y otros similares.

Y aunque no sea este el motivo por el que Apple ha sustituido Google por Bing, que posiblemente tenga más que ver con estrategias comerciales, lo cierto es que me parece correcto y adecuado. Es una pena ver como poco a poco Google va destruyendo su buscador por mantener su posición privilegiada en la publicidad online.

Ver Exciting New Chapter in Bing’s Collaboration with Apple

Por qué Google debería cambiar su estrategia sobre los contenidos patrocinados

But even if Google’s stance isn’t a threat to the native business model, its approach here leaves something to be desired. When Google wanted to address the infestation of content farm crud in its search result, it didn’t have to threaten to block the perpetrators from showing up in search unless they played by its rules. It simply watched how its users responded to content farmed articles and used those signals to adjust its algorithm accordingly

Interesante artículo en Forbes sobre cómo Google ha empezado a advertir a los sitios que aparecen en Google News sobre los contenidos patrocinados. Y sobre por qué su estrategia en este sentido, no sólo en Google News, sino en general, debería cambiar a un modelo basado en la respuesta de los usuarios.

El silencioso éxito de Quora

Imagino que conocéis Quora. En principio nació como un sitio de preguntas y respuestas en inglés (y sólo en inglés, lo que le ha granjeado bastante aversión en la comunidad hispano-hablante). El hecho de que el acceso fuera sólo por invitación le dió bastante pedigrí y reputación, pues al igual que ocurrió con otros servicios que imponen barreras de entrada (por ejemplo Pinboard, el servicio de marcadores sociales que yo uso y que cobra 10 dólares por crear una cuenta) eso le garantizó una comunidad de usuarios de base de calidad y comprometidos con el servicio.

Hoy nadie lo duda, Quora es un gran servicio. Lo utilices como lo utilices, ya sea buscando respuestas o publicando preguntas, en un altísimo porcentaje te vas a encontrar contenidos de calidad, ausencia de spam y la respuesta que estás buscando. Personalmente cada vez hago más uso de Quora, no tanto respondiendo a las preguntas de otros usuarios, pero sí buscando información sobre temas que me interesan o que necesito para documentarme a la hora de redactar un artículo. Por ello la aplicación iOS es una de las fijas en la pantalla de inicio de mi iPhone. Me permite estar al día de los temas que sigo en Quora y de las preguntas individuales que me interesa monitorizar. 

Quora vs Google

Pero lo verdaderamente interesante es que Quora está empezando a sustituir a Google en mi flujo de búsqueda de información. Y no soy el único, esta excepcionalidad se está extendiendo silenciosamente, lentamente, entre los usuarios más activos de internet. La razón podéis comprobarla por vosotros mismos si queréis: buscad información sobre el tema que os interese en Google, y a continuación buscad lo mismo en Quora. Luego comparad los primeros resultados y analizad cuáles son más relevantes y se ajustan mejor a lo que necesitáis. Aquí es donde Quora le está haciendo realmente daño a Google. No es raro que últimamente se estén oyendo rumores de compra por el buscador, Quora es una amenaza fantasma…

Hace pocas semanas Quora lanzó también su propio servicio de blogs. En realidad toda una jugada maestra. Cada usuario de Quora puede crear tantos blogs como quiera en el servicio, donde puedes publicar lo que quieras, pero además te proporciona una manera rápida y sencilla de republicar las propias preguntas y respuestas que consultas o sigues, y comentarlas creando un streaming de información complementaria. Es decir, han conseguido seguir creando comunidad incluso con una herramienta que en principio parecía destinada a fragmentarla. Genialidad.

Y no queda todo ahí. Parece que la compañía está decidida a seguir implementando funcionalidades nuevas cada pocas semanas. Ahora le ha tocado el turno a las reseñas estructuradas, que cualquier usuario puede crear asignando incluso valoraciones en forma de estrellas. Sobre cualquier cosa: películas, libros, gadgets, coches…poniendo énfasis en la categorización y ordenación del contenido. ¿Os suena? A Google le aterra.

Sinceramente creo que Quora, a pesar de su escasa difusión por razones obvias en el mundo hispano, es ya un servicio, una compañía a tener muy en cuenta, a la que podemos sacar mucho provecho y de la que podemos aprender mucho. Sobre todo ahora que Google nos ofrece, cada vez más, resultados sesgados, interesados y poco fiables.

Esta entrada se publicó originalmente en el Newsletter #4 del 10 de marzo de 2013. Si quieres recibir estos contenidos antes de que se publiquen aquí puedes suscribirte al Newsletter

Una solución al problema de las url cortas

urls cortas

Seguro que en muchas ocasiones os ha pasado algo así: alguien publica en Twitter un enlace acortado, u os envían un mensaje con una url de bitly o de otro acortador, sin ninguna indicación de lo que puede ser. Todos nos hemos visto tentados a hacer clic en ese tipo de mensajes, aunque lo mejor es ignorarlos porque normalmente suelen ser spam, o incluso el famoso virus que hace que tu cuenta de Twitter comience a enviar mensajes similares a todos tus contactos.

Lo mismo para los emails, porque ahora los spammers han aprendido la lección y ya ocultan sus enlaces con urls cortas, faltaría más. Es cierto que este tipo de enlaces acortados son realmente útiles en las redes sociales, pero en un email? Por regla general suelo desconfiar de todos aquellos emails que lleven urls cortas, no tiene sentido a menos que el remitente sea tan vago o perezoso como para no poner la url completa original.

Ya en 2009 Joshua Schacter, fundador de Delicious, exponía los problemas derivados de su uso en On url shorteners. Afirmaba que el principal era que aquello que solía ser transparente, una dirección web, se convierte en algo opaco y necesita ser examinado con cautela. Además, a ello se añade que, si el servicio que hemos usado para acortar el enlace desaparece, el enlace quedará roto con el consiguiente perjuicio tanto para quien lo publica como para quien hace clic en él.

Es cierto que existen scripts y extensiones para casi todos los navegadores que pueden realizar por nosotros el trabajo de adivinar lo que se esconde tras una url corta, como por ejemplo View Thru para Chrome. Para Safari, por ejemplo, no he encontrado ninguna, aunque es posible que también exista.

En cualquier caso, si no quieres instalar una extensión o un plugin, existe otra solución para poder saber a donde apunta una url corta. Simplemente agrega a tus favoritos Where Does This Link Go?, una herramienta web creada por Robert Greiner que hace ese trabajo. Copiamos la url corta, la pegamos en la caja de búsqueda y pulsamos el botón expand, lo que nos revelará su verdadero origen.

Esto es muy útil sobre todo en un dispositivo móvil como el iPhone, el iPad o cualquiera con Android, donde no es posible instalar extensiones de navegador.

Estamos atrapados en Google?

Ultimamente están apareciendo algunos nuevos buscadores que intentan asaltar la supremacía de Google en la búsqueda de información en la red. Uno de ellos es DuckDuckGo, como comentamos en un post anterior, pero existen otras alternativas como la herramienta de Microsoft, Bing, que realmente no está nada mal.

¿Cual es el problema de Google? Creo que su principal problema es que cada vez ofrece menos confianza al usuario avanzado. ¿Por qué digo esto?. Veamos.

Cuando Google nació los primeros en utilizarlo, en difundir su uso de manera viral, casi boca a boca (recordemos que en aquella época no había redes sociales) fueron los usuarios avanzados, los webmasters y aquellos que empezaban a desenvolverse en internet creando negocios o publicaciones. Gracias a ellos, y a la evidente calidad de sus resultados, Google llegó a lo más alto. Cuando empezaron a aparecer los blogs, también los bloggers se sumaron al séquito de Google. Nos ofrecía exactamente lo que necesitábamos, herramientas gratuitas como Gmail y Google Docs, entre otras, además de Blogger.

Pero Google se fue haciendo codicioso. Su principal negocio, la publicidad de Adsense y Adwords, tenía que pelear con otro tipo de publicidad en la red, la compra-venta de enlaces. Así que la consecuencia fue que Google penalizó la compra-venta de enlaces haciendo que las webs y blogs que mostraban enlaces de pago bajasen posiciones en los resultados de búsqueda. Algo muy normal, por otro lado. Si tienes un negocio, tienes que hacer todo lo posible por mantenerlo.

Si tienes un algoritmo, tienes que hacer todo lo posible por mantenerlo puro. El problema es: mostrar un enlace de pago en un sitio web le resta calidad al contenido? Absolutamente no. Altera los resultados de Google a causa de cómo está programado su algoritmo? Rotundamente si.

Entonces, cuando buscas en Google, estás obteniendo los mejores resultados posibles? No, de ninguna manera. Estás obteniendo los resultados que Google quiere mostrarte: los que no usan enlaces de pago, que no es lo mismo que los de más calidad. Porque el algoritmo de Google no puede medir la calidad de los contenidos de un sitio web más que por el número de enlaces que apuntan a él. Y todo lo demás son cuentos, por mucho Panda que hayan implementado, del mismo modo que de momento ningún robot puede determinar si La Tierra Baldía de T.S. Eliot es un buen poema o no lo es.

Ahora vuelven a la carga penalizando a los sitios que muestran anuncios por encima del contenido, cuando no hace mucho tiempo recomendaban colocar ahí los bloques de Adsense. Cual es la verdadera razón de esto, todavía se me escapa, pero seguro que pronto la adivinaremos.

Así pues, la codicia de Google nos está ofreciendo una web sesgada, incompleta, acorde a sus propios intereses y no a los del usuario. Posiblemente otros también, pero eso es otra historia. Lo peor de todo es que es una pescadilla que se muerde la cola. Estamos atrapados dentro de Google, y no va a ser facil salir.

Seamos serios con el asunto DuckDuckGo

Ultimamente estoy viendo a muchos gurús escribir encendidos artículos acerca de las maravillas de DuckDuckGo, un buscador que pretende competir con Google en el pastel de las búsquedas en internet. Vale que toda competencia es buena, y si es contra Google mejor todavía, porque ahí hay que ponerlo todo y hasta es posible que salgan cosas buenas.

Pero lo de DuckDuckGo clama el cielo. Si, tiene algunas herramientas interesantes, un diseño minimal y sin anuncios, que se parece mucho a Google en sus inicios. Ese es el espíritu que nos gusta.

Pero cuando busco mi blog “La Brújula Verde”, el primer resultado de DuckDuckGo es la fan page de Facebook. Luego, un blog que alguien creó en Blogger con el mismo nombre y que está inactivo desde 2008, después una tienda Amazon que creamos en 2005 y que desapareció de la web hace 7 años. A continuación, la página de Wikio (que ya no existe) de nuestro blog en inglés. Luego el perfil de Linkedin, un video de YouTube, una slide, la página del blog en Google Currents, una herramienta de chequeo de dominios, el Posterous del blog, etc. etc. Hasta el resultado número 14 no aparece lo que realmente buscaba, el blog en sí.

Así que seamos serios, a DuckDuckGo le falta mucho todavía para ser realmente útil. Una gran parte de su potencial, además, lo están apostando a buscar en otros buscadores, lo cual me parece curioso.

Eso sí, están haciendo una buena labor agrupando la información sobre temas corporativos, aplicaciones, productos, etc. como por ejemplo la imagen que ven aquí, y que son los resultados para la búsqueda “Omnifocus”.