Guías de contenidos: cómo te perjudican

En los últimos meses hemos visto como muchos servicios de lectura de noticias han incorporado lo que ellos llaman discovery features, o lo que es lo mismo, funcionalidades de descubrimiento de medios y canales. El caso más evidente son Flipboard y Feedly, este último ganando usuarios a marchas forzadas gracias al anuncio del cierre de Google Reader.

Ambos incluyen una guía de recomendación de blogs por temáticas, en diferentes idiomas. Y si hacemos una comparación rápida enseguida te das cuenta de que recomiendan lo mismo, blogs muy famosos y que se actualizan muchas veces al día, algunos con más de 10 entradas diarias.

Esto de por sí no sería malo sino fuera porque al final lo que termina por producir es una concentración de la información, o más bien de las fuentes de información, que me recuerda mucho a los tiempos pre-blog donde todo el mundo leía los mismos diarios o las webs de noticias que tenían detrás un soporte económico fuerte.

Con ello los pequeños y medianos blogs quedamos fuera del pastel de usuarios, e iremos viendo como nuestra audiencia se va reduciendo progresivamente hasta ser casi anecdótica. Eso unido al daño que Google Panda nos infligió y a la pérdida de lectores por RSS que supondrá el cierre de Reader, terminará por hacer desaparecer un alto porcentaje de blogs. El resto nos quedaremos con las migajas, los lectores fieles y lo que podamos arañar en las redes sociales.

Hace algunas semanas ya hablé acerca del futuro del blog personal, no demasiado brillante, y que Feedly se esté convirtiendo en la alternativa de mayor éxito a Reader no hace más que agravar las cosas. Curiosamente y llegados a este punto hay que reconocer que buscadores como Google Blogsearch, mientras dure, y agregadores como Bitacoras.com son herramientas mucho más fiables y útiles en este momento para descubrir nuevas lecturas.

Sobre esto también es interesante echar un vistazo al post de Brett Lindenberg The End of the Solo Blog? What to do about it, en el cual considera que aun no está todo perdido. Pero advierte que rentabilizar un blog personal ya sólo será posible si se cuenta con un equipo que te ayude. Y ofrece algunos consejos sobre como enfrentarse a la tarea de reconversión.

Ojo, que no estoy criticando los servicios y herramientas per se, sólo lo que ellos llaman guías de contenidos, y que por ejemplo en Flipboard son bastante surrealistas en algunos casos. En Feedly la selección se realiza por tags y número de suscriptores, pero con todo se parece bastante a la de Flipboard. Y como de mano sólo aparecen el mismo puñado de blogs más leídos, tienes pocas oportunidades de salir ahí.

¿Qué podemos hacer para competir con eso? En mi opinión aquí vuelve a surgir una idea vieja que ya tuvimos hace tiempo algunos bloguers cuando creamos Minoic. En aquel momento no teníamos muy claro para que servía aquello. Pero quizá sería ahora el momento de retomarlo, aprendiendo de otros como Read&Trust que desde hace tiempo marcan un camino parecido. Sino estaremos cada vez más solos.

Google modificando la arquitectura de la circulación de la información

Google, el cierre de Reader y la penalización del contenido independiente (por Jorge Gobbi)

Allá por 2008, Robert Scoble decía: “Google es la principal razón por la cual los blogs aún tienen poder“. Cinco años después, más bien hay que decir todo lo contrario. Si alguien está colaborando para modificar la arquitectura de la circulación de la información en Internet en contra de los blogs y los sitios independientes, ese es Google.

Excelente reflexión de Jorge Gobbi sobre el camino emprendido por Google en contra de los blogs personales.

Hachemuda con PieCrust

Hachemuda ahora estático: de WordPress a PieCrust

he decidido cambiarme a un CMS basado en ficheros de texto porque quiero tener un mayor control de la presentación de mis contenidos y usar Markdown como base para todas las publicaciones. Y así ya de paso tengo un sencillísimo backup continuo (y sin pensar) de todos los artículos

Guillermo Latorre ha dado el paso mudando su blog HacheMuda de WordPress a PieCrust, un CMS que genera páginas estáticas.

Cómo sería el mundo sin blogs

Seguro que alguna vez os lo habéis preguntado. Cómo sería el mundo sin blogs? Si todavía dependiésemos de grandes empresas de medios para saber lo que está ocurriendo. No digo que eso fuera malo; durante muchos años, en realidad algunos siglos desde la invención de la imprenta, fue así. La diferencia es que los blogs nos proporcionaron otras voces, otras opiniones, la posibilidad de responder al mismo tiempo que consumimos información, de implicarnos. Todo eso ha aportado una riqueza sin precedentes a la comunicación mundial.

Al mismo tiempo permite que personas con amplios conocimientos de cualquier tema puedan ponerlos al alcance de todos de una manera sencilla, rápida y efectiva, sin tener que lidiar con complejos editores de código o esperar el lento proceso de la edición por terceros.

De los blogs han surgido también nuevas profesiones, nuevos modos de ganarse la vida mediante la generación de contenidos y conocimiento. Mi propia rutina diaria tiene mucho que ver también con los blogs.

Y por supuesto se han convertido en recursos imprescindibles en campos como la educación, la denuncia de injusticias, la tecnología o la difusión del trabajo y actividades de las ONGs.

Por tanto, cómo sería un mundo sin blogs? Estoy seguro de que todos tenéis vuestra opinión particular al respecto, posiblemente en muchos casos diferente de la mía. Lo primero que cambiaría es que ni vosotros ni yo podríamos expresarla de una forma tan directa, inmediata y libre como podemos hacerlo.

Posiblemente tampoco las redes sociales serían tal y como las conocemos hoy, pues creo que el hecho de que surgieran tuvo mucho que ver con los blogs, de los que serían evolución natural como una simplificación del acto de compartir información en el que los blogs fueron pioneros. No existiría Twitter y Facebook sería una intranet independiente limitada a los centros universitarios norteamericanos, por poner un ejemplo extremo.

Apple no habría tenido tanto éxito con el iPhone y el iPad, y algunas de las aplicaciones más famosas de su AppStore jamás habrían pasado de recaudar unos pocos dólares. Ni siquiera Android habría alcanzado el grado de difusión que tiene, o habría sido mucho más lento.

Nos habríamos enterado tarde y de manera sesgada de muchos acontecimientos clave de los últimos 12 o 13 años, se habrían silenciado las voces de todos aquellos que no comulgan con regímenes no democráticos, y posiblemente jamás hubiéramos llegado a saber de su existencia salvo por las versiones oficiales.

La búsqueda de información práctica sobre cualquier cosa sería mucho más complicada y frustrante; no seríamos capaces de encontrar en internet personas con nuestros mismos gustos, aficiones y pasiones, lo que iría en detrimento de las relaciones personales, comerciales y sociales. Incluso los emprendedores lo tendrían mucho más dificil. Por el contrario los defraudadores, los corruptos, los antisociales, lo tendrían mucho más fácil, sin la presión social que ejercen los blogs.

Llevamos muchos años oyendo que los blogs están muertos. Es posible que el formato ya no sea tan atractivo, que se haya producido una selección natural que ha dejado vivos solo a los mejores o a los que más ganas ponen en ello. Pero de ahí a estar muertos hay un trecho. Si lo estuvieran deberíamos ponernos en el peor escenario, porque hay pocas alternativas, salvo regresar a la comunicación unidireccional. Ya se que me vais a decir que están las redes sociales. Pero si no hay blogs qué vamos a comentar en ellas? Las noticias del periódico? La programación de la televisión? Nuestra vida íntima?

Yo no me imagino ya un mundo sin blogs o cualquier otra herramienta similar. Y vosotros?

Koken, un CMS para fotógrafos y diseñadores

Koken1

En mi exploración de nuevos sistemas de publicación en internet, de los cuales ya mencioné aquí Kirby y otros sistemas de blogging estáticos, me acabo de encontrar con Koken.

Koken es un CMS o sistema de gestión de contenidos que sirve para publicar webs y blogs, igual que WordPress o Blogger. Del mismo modo que el primero, es necesario que nos lo descarguemos y lo instalemos en nuestro servidor. Los requisitos son PHP, MySQL e ImageMagick. La instalación es sencilla si estás acostumbrado a realizar instalaciones de WordPress.

Lo que diferencia a Koken es que está orientado a fotógrafos y diseñadores gráficos, con el fin de publicar sus trabajos online. De hecho viene con un plugin que sincroniza con Adobe Photoshop Lightroom, lo que hace que actualizar el sitio sea todavía más fácil.

La interfaz de gestión del material gráfico es realmente impresionante, tal parece una aplicación de escritorio, pudiendo organizar el contenido por fecha o colecciones y manejar todo el contenido con muchas funciones útiles.

Koken2

La redacción de posts también es muy visual, pudiendo visualizar el resultado desde el propio dashboard, y facilitando mucho la inclusión de material desde Flickr, Instagram o Vimeo.

Koken viene con algunos templates o themes precargados, para que podamos empezar a publicar al instante. No obstante todavía está en Beta pública, por lo que podría tener bugs y fallos. Pero si eres fotógrafo y quieres hacerte un hueco en la red puede ser una buena opción a considerar.

Sitio Oficial: Koken

El retorno de los blogs estáticos

Hace siete u ocho años, cuando comencé a desarrollar mi primer blog, La Brújula Verde, el panorama de los CMS y sistemas de blogging era bastante distinto al actual. Por aquel entonces muchos de los bloguers destacados de todo el mundo utilizaban un software propio para publicar sus blogs en la red. Por ejemplo, el maestro Blogpocket, que programó desde cero su propio sistema de blogging. También muchos otros.

Eso fue antes de la llegada de Blogger, el sistema creado por Pyra Labs y más tarde adquirido por Google. Y también antes de Movable Type y WordPress. Éstos trajeron consigo una novedad importante, el uso de una base de datos MySQL para gestionar los contenidos. Pero con una diferencia importante. Movable Type, que para mi sigue siendo el paradigma de los sistemas de blogging (aunque resultara perdedor en la batalla con WordPress, más que nada debido a una equivocada estrategia de marketing), utilizaba base de datos pero convertía los posts en páginas estáticas. La ventaja de esto es que se ahorraba mucha carga al servidor, porque no se hacían peticiones constantes a la base de datos. Pero tenía el inconveniente de que cada vez que publicabas un post había que regenerar todo el sitio. Al principio el proceso no tardaba más de 15 segundos, pero cuando ya tenías varios miles de posts publicados, podía eternizarse.

WordPress hace un uso intensivo de la base de datos. No tiene páginas estáticas, todo en el blog es dinámico y cada vez que alguien carga tu blog en su navegador se realizan varias peticiones, lo que obliga a contar con servidores adecuados y potentes. Es cierto que se pueden utilizar plugins de cacheado, pero en mi experiencia a la larga dan más problemas que beneficios.

El caso es que en los últimos tiempos muchos bloguers se han visto abrumados y superados por los crecientes recursos que implica mantener un blog en WordPress. Y ya han surgido varias alternativas interesantes. Sorprendentemente todas o casi todas protagonizan un retorno a los blogs estáticos, alejándose de los problemas que plantea el uso de bases de datos. Uno de los beneficios de esto es que no necesitas tener un dashboard, tan sólo usar un programa ftp para subir los posts y editarlos con el editor de texto que más te guste. Otra ventaja es que siempre puedes tener tus posts a buen recaudo en tu equipo o en Dropbox, evitando muchos de los problemas de seguridad de WordPress. Veamos cuáles son esas alternativas.

Octopress / Jekyll

Octopress es un framework diseñado por Brandon Mathis para Jekyll, que es en realidad el software que genera el blog estático. Jekyll funciona con Ruby On Rails y parece ser la opción más extendida entre programadores y desarrolladores para bloguear.

Jekyll se puede instalar tanto en local como en servidor, aunque hacerlo requiere tener instalado Ruby, y ciertos conocimientos de uso de la línea de comandos. Una vez superada la fase de instalación es una herramienta muy potente. Octopress le añade varias cosas interesantes, como un template móvil, integracióon con Twitter, Google Plus, Disqus, Pinboard y un sistema de theming, además de numerosos plugins.

En mi caso, y tras intentar instalar Jekyll en el mac con poco éxito, lo he descartado. Un sistema de blogging que me requiere horas de instalación y configuración no me sirve. Necesito algo más sencillo.

Stacey

Stacey es uno de los sistemas más sencillos. Para usarlo simplemente hay que descargarse el software gratuito y subirlo a tu servidor. Voilá, ya tienes Stacey funcionando. Un par de retoques al archivo htaccess y listo.

Funciona de manera muy similar a Kirby, del que hablaré a continuación, con archivos de texto plano en formato txt para subir los contenidos. Cuenta con un sistema de templates muy sencillo de implementar, y grandes posibilidades de personalización si estamos familiarizados con PHP y CSS. Tiene tres templates predefinidos que podemos usar, muy minimalistas y sencillos, pero sobre los que podemos construir algo más trabajado si queremos.

Sin duda Stacey es una de las mejores opciones para iniciarse en los blogs estáticos.

Kirby

Hace unos días publiqué un post acerca de Kirby, donde explico su funcionamiento. En esencia es muy parecido a Stacey, salvo que para usarlo es necesario adquirir una licencia por unos 35 dólares. Pero se puede descargar y probar en local sin licencia.

La ventaja que tiene sobre Stacey es que la comunidad que tiene entorno es bastante mayor, y hay muchos plugins, templates y snippets disponibles para empezar a publicar inmediatamente. Otra ventaja es que existe un importador desde WordPress que convierte todos tus posts en archivos de texto, listos para subir a Kirby. Lo he probado con excelentes resultados, y ahora tengo una copia de seguridad de todos mis posts en local.

También he adquirido una licencia y en este momento estoy desarrollando un nuevo sitio con Kirby, de modo que seguiremos hablando de él próximamente.

Statamic

Statamic es la versión profesional de Kirby y Stacey. El funcionamiento es similar, subir el software al servidor y listo. La diferencia es que Statamic cuenta con un panel de control mucho más trabajado que el de Kirby, y ofrece una abrumadora cantidad de documentación. No en vano, detrás hay un modelo de negocio que ofrece dos tipos de licencias: una personal y no comercial por 29 dólares por sitio, y una profesional por 99 dólares por sitio.

Tiene plugins para Twitter, Flickr, Sitemas, Emails y Github, además de bundles para Texmate y Sublime Text, si queremos usar estas aplicaciones para escribir los posts. También hay algunos themes disponibles. Y soporta archivos de texto plano, html y archivos md (Markdown).

Calepin

Calepin es la opción más curiosa, ya que usa Dropbox como servidor para el blog. Para ello ofrece direcciones tipo tublog.calepin.co y es por tanto un servicio no autoalojado, salvo por los posts que siempre estarán en tu Dropbox. Así, es la opción más rápida porque sólo tienes que preocuparte de subir artículos a tu Dropbox. Ellos se encargan del resto.

Pero por lo mismo es la que menos control te da sobre el blog. No puedes cambiar el theme ni instalar plugins. Aunque si que puedes usar tu propio dominio si no te gusta el subdirectorio de Calepin.

Al mantener los posts en tu propio Dropbox puedes migrar a cualquiera de los otros sistemas comentados sin ningún problema. Así que puede ser una buena opción para experimentar con los blogs estáticos. De momento es totalmente gratuito y funciona con Markdown.

[Actualización]

Al poco de escribir el artículo me encontré varios servicios más que ofrecen publicación sin fricciones:

Skrivr, que también usa Dropbox, de donde toma los archivos de texto y los convierte en html estático en sus servidores. Muy interesante, y centrado en la tipografía. También permite dominios propios.

Scriptogr.am, que hace algo parecido también usando Dropbox. Permite crear y editar themes y usar un dominio propio.

Y Marquee, antes llamado Droptype, que está en beta cerrada de momento, accesible por invitación, pero que sospecho es bastante similar a los anteriores.

Tentado por Kirby

Confieso que hay pocas cosas que me atraigan de una manera hipnotizante y arrebatadora. Se podrían contar con los dedos de una mano, seguramente. Una de ellas es probar cosas nuevas que sirvan para producir algo, preferentemente textos escritos en internet o en mi mac. Pero claro, no me vale cualquier cosa, tiene que cumplir ciertos requisitos:

  • Tiene que ser nuevo, o por lo menos poco conocido
  • Tiene que tener un diseño minimalista y una tipografía genial
  • Tiene que servir para algo productivo: escribir, opinar, relacionarse, transmitir algo en definitiva
  • Tiene que servirme para aprender algo al mismo tiempo que lo investigo y uso

Seguramente estaréis pensando que eso ya lo tengo con WordPress, y es cierto. Con WordPress aprendo cosas nuevas todos los días, ya sea cómo mostrar una lista de posts más leídos, cómo centrar un título con CSS, cómo diseñar un theme desde cero, o cómo conseguir optimizar la velocidad del blog. Todo eso y muchas otras cosas más complicadas con las que no os quiero aburrir.

Kirby

Pero siempre busco algo más. Y hoy lo he encontrado. Lo que me está tentando, y mucho, se llama Kirby. Todavía no lo he probado y ya sé que me gustará y me pasaré un montón de horas con él (o ella, quien sabe).

Kirby es un CMS, un sistema de gestión de contenidos igual que WordPress, que sirve tanto para crear páginas web como blogs. Fue creado, al principio sólo como hobby, por Bastian Allgeier en 2011. Y antes de seguir os advierto que no es gratuito, cuesta 30 euros por cada web que quieras crear con el.

Pero Kirby tiene algo que me apetece probar y explorar. Funciona sin base de datos. Ya sabeis que las llamadas a la base de datos y la gestión de ésta son el principal problema que nos encontramos en WordPress. Ralentiza el blog, sobrecarga el servidor si tienes muchas visitas, puede corromperse…ya sabéis de que estoy hablando.

Kirby funciona con archivos de texto y de imagen. De hecho con sólo subir los archivos del software por ftp, ya tendrás Kirby funcionando en tu dominio, así de simple. Después los contenidos se estructuran en carpetas. Imagina que creas una carpeta llamada ‘contacto’. Automáticamente tendrás una nueva página en tu web llamada ‘Contacto’. Para determinar si quieres que una página sea visible en la web, simplemente renómbrala poniéndole un número delante.

Cada carpeta debe llevar un archivo de texto principal llamado home.txt, que puedes editar con el editor que más te guste, incluso usar Markdown. No me voy a extender en el uso, porque sería largo. Sólo decir que admite imágenes, thumbnails, videos…y lo mejor de todo, incluirlas supone seguir ciertas normas sencillas pero que implican editar código y añadir metadatos en archivos de texto. No es que sea lo más rápido del mundo, pero si eres muy geek te lo vas a pasar en grande.

Kirby themes

Bien, Kirby también tiene Templates, que son como los themes de WordPress, y Plugins. Los hay para implementar las búsquedas en el sitio (ya que no existe base de datos), crear un feed, añadir galerías de imágenes, menús, o videos en HTML5. También para integrar Instagram, Pocket, Twitter, etc. Y por supuesto un importador de posts desde WordPress a Kirby (por cierto, esto es muy útil para guardar todos tus posts de WordPress en archivos de texto).

Lo que más me gusta de Kirby es que puedes hacer con él cualquier cosa, y que te obliga a editar código y aprender sobre la marcha un montón de cosas que seguramente te van a ser útiles. Ah, se me olvidaba, Kirby integra soporte para Dropbox, lo que significa que puedes usarlo para editar posts con cualquier aplicación iOS que soporte Markdown. Y también como repositorio de copias de seguridad.

Kirby panel

Si no te gusta trabajar sólo con el ftp, Kirby también tiene un panel de administración web, absolutamente minimalista, pero funcional. Sólo hay que descargarlo y subirlo al servidor.

Y una cosa más muy importante, Kirby tiene ya una amplia comunidad en torno, que ofrece soporte, ayuda y actualizaciones de plugins y templates.

Si finalmente cedo a la tentación, como creo que haré, os iré contando más cosas. Por cierto, hay una versión de prueba que se puede instalar en local, por ejemplo en el mac usando MAMP, plenamente funcional y que se puede descargar de Github.

Sitio Oficial: Kirby