Kindle, una pésima herramienta de lectura

Uno de mis propósitos para este año es leer más. Por lo menos, leer tanto como leía en mis tiempos de estudiante. Va a ser dificil porque uno ya no tiene el mismo tiempo libre. Pero arañando minutos al día, reduciendo el tiempo que pierdo en las redes sociales y cambiando algún mal hábito adquirido, quizá lo consiga.

El caso es que ahora mis lecturas las hago principalmente en el iPad con iBooks, lo que me encanta porque me permite subrayar, anotar y luego exportar esas notas por email en un formato bastante elegante y ordenado.

Pero me había propuesto rescatar también mi cuenta de Kindle y algunos de los libros que tengo allí, como The White Goddess de Robert Graves, uno de mis libros favoritos. Cual ha sido mi sorpresa al comprobar que no hay forma nativa de exportar las notas y los subrayados desde el Kindle, algo que nunca antes había comprobado.

¿Cómo es posible? Que haya que acceder a la web de Amazon y luego usar algo como Evernote para capturar las notas es realmente weird como dicen los americanos. ¿Qué gana Amazon con no dejarnos exportar fácilmente nuestras notas? ¿Es por tocarnos las narices, por dejadez, por política de empresa? Sinceramente, no lo comprendo.

Como lector el Kindle puede estar muy bien, pero como herramienta deja mucho que desear. Así que adiós Kindle. Sigo con iBooks y con Marvin, que sí es una auténtica herramienta de lectura, y no sólo un escaparate como Kindle.

Volviendo a Evernote gracias a Lightly

20130726-172559.jpg

Hace un par de días me quejaba en Twitter de que no conseguía tomarle el punto a Evernote y preguntaba, a quien quisiera contestar, como lo usaban de manera productiva. El caso es que al estar en movilidad estos días he acabado por darme cuenta que necesito un archivo sincronizado de enlaces, anotaciones y demás, que me permita el acceso desde todos mis dispositivos.

El problema venía por la necesidad de descargar Pocket de cosas que no son urgentes, cuya lectura puedo posponer unos días o que tengo que darles una relectura más sosegada. De ese modo Pocket queda para lo mas inmediato y se aligera un poco el tiempo de sincronización de la app en iOS. Así qué todas esas lecturas no urgentes podían ir perfectamente a Evernote, desde donde puedo establecer un recordatorio para mas adelante o enviarlas a Omnifocus mail mediante.

Pero claro, la forma que tiene Evernote de capturar los posts y páginas web es bastante poco efectiva, ya que, o bien captura la web completa, sólo el bookmark o una versión sin imágenes realmente horrorosa. Y aquí es donde viene al rescate Lightly, una aplicación iOS del creador de Everclip, que funciona durante diez minutos en segundo plano (también tiene un bookmarklet para Safari).

Lo que hace Lightly es que cuando estas leyendo un post en Safari o en cualquier navegador interno de una app como Reeder o Pocket, y seleccionas y copias un texto, captura todo el artículo en versión legible (como Instapaper o Readability) pero resaltando el texto que has copiado.

Luego puedes añadirle tags, seleccionar una libreta de Evernote y, voilá, ya tienes una versión anotada del post y formateada para lectura en tu Evernote. Desde el propio Lightly se puede incluso subrayar texto adicional.

Total que acabo de renovar mi Evernote Premium, gracias a Lightly.

(Nota: parece que de momento no es compatible con iOS 7)

Lightly está disponible en la AppStore.