El mercado de aplicaciones tiende a la gratuidad

What makes the software market so fascinating from an economic perspective is that the marginal cost of software is $0.2 After all, software is simply bits on a drive, replicated at the blink of an eye. Again, it doesn’t matter how much effort was needed to create said software; that’s a sunk cost. All that matters is how much it costs to make one more copy – $0.
The implication for apps is clear: any undifferentiated software product, such as your garden variety app, will inevitably be free. This is why the market for paid apps has largely evaporated. Over time substitutes have entered the market at ever lower prices, ultimately landing at their marginal cost of production – $0.

Stratechery vuelve sobre el tema de la aplicaciones, y cómo la tendencia es hacia la gratuidad. Aun así, se puede seguir ganando dinero con el software, como demuestran Oracle, Android o IBM.

37 horas con Android

Being on an Android device is like being in the Wild Wild West. If I had a problem, who would I turn to? AT&T? HTC? Android/Google? Amazon? There is no [Apple] store to run to when you have an issue

Greg Muender cuenta como se cambió de iPhone a Android y volvió atrás en 37 horas. Una historia interesante, razonada y razonable.

Precisamente una de las razones fue pensar a quien podría dirigirse en caso de un fallo en el dispositivo o en el sistema operativo. Si algo falla en un iPhone te diriges a Apple para que te lo solucione, sea lo que sea. Pero en Android parece que no está tan claro.

Color, el nuevo concepto de fotografía social

Me intrigan mucho las posibilidades que puede tener Color, una nueva aplicación para iPhone y dispositivos Android que lleva la fotografía social a un nuevo escenario. Hacer fotos en un evento, un concierto, una reunión, donde sea, y que las que están realizando tus contactos aparezcan mezcladas en tu pantalla con las tuyas propias, formando un álbum colectivo, puede ser divertido.

Le auguro mucho éxito en situaciones como el EBE de Sevilla, el FIMP de Gijón o el InterQué, y en cualquier evento donde se junten más de dos bloguers, twiteros, geeks, etc.

Pero me pregunto que más le habrán visto quienes han aportado nada menos que 41 millones de dólares, incluso antes de que fuera lanzada.

Por supuesto que me la he descargado, la voy a usar y disfrutar, seguramente. Pero la palabra ‘burbuja’ ya flota por mi mente.