Por qué las urls cortas están destruyendo la web

Parece un poco exagerado el título, que es el que Frédéric de Villamil le ha puesto a su encendido alegato contra las urls cortas y los acortadores de urls en internet. Pero no deja de tener buena parte de razón en sus razonamientos, algunos muy parecidos a los que expuse aquí hace exactamente un año en Una solución al problema de las urls cortas.

Villamil hace un análisis realista de todos los pasos que puede seguir una url de este tipo hasta llegar al contenido original. Por ejemplo, un simple flujo habitual Pocket-Buffer-Twitter puede implicar hasta 14 redirecciones y 3,4 segundos de carga. 14 redirecciones si envías a Buffer un artículo desde Pocket para que salga a Twitter. Nos estamos volviendo locos?

Pero lo más interesante viene casi al final de su artículo:

…cuando usas un acortador de urls estás dando parte de tu contenido a esa empresa. Ellos pueden decidir cobrar por acceder a tus links, pueden poner tu contenido en un frame y ponerle anuncios, censurarlo si no les gusta lo que publicas…
…ningún acortador de urls usa redirecciones 301 limpias. Algunos usan redirecciones 302, que le indican a Google que la redirección es sólo temporal. De ese modo, el acortador se lleva todo el valor SEO que debería corresponder a tu sitio…

Creo que más claro, el agua. Las recomendaciones para evitar esto: publicar siempre el enlace extendido en Twitter, desactivar el acortador de Buffer, nunca tuitear desde Pocket (uno de los que hacen redirecciones 302 raras), y por supuesto nunca usar un acortador de urls, salvo que sea una emergencia.

FileShuttle, tu propio CloupApp

FileShuttle, an easy file sharing app →

This is pretty neat. FileShuttle is one of these ultrasimple file sharing apps like CloudApp, but you host the files yourself.

I gave it a go by creating a directory called “shared” on one of my sites. Files are uploaded via FTP or SFTP when you drag them onto the FileShuttle icon in the Dock. It does a few things that CloudApp doesn’t like zipping up files before uploading them (could be good or bad) and creating txt files for any text that is dropped on the icon, making it a personal pasteboard. After uploading, a short link from bit.ly or the unfortunately named sht.tl is copied to the clipboard.

There are a few features that are going to prevent me from using this app despite the limits of the free CloudApp plan. First, there is no menubar icon, which I prefer over a Dock based application. Second, I can’t use the awesome “save screenshot to clipboard” trick I learned recently. Lastly, I can’t delete uploads or access recent links from within the app. It’s very likely that these features are planned for future releases, so I’m going to keep on eye on this one.

FileShuttle es una aplicación para mac, similar a CloudApp o Droplr, pero que funciona con tu propio servidor o hosting, por FTP. Realmente interesante.

[Descarga FileShuttle →]