El Link Rot, o enlaces rotos, es un problema con el que nos enfrentamos todos aquellos que llevamos publicando en la red varios años: sitios webs que hemos enlazado en artículos hace mucho tiempo desaparecen y cuando el usuario hace clic en ellos obtiene una bonita página de error, o lo que es peor, una web llena de spam.

Hay muchos métodos de lidiar con el Link Rot, ninguno de ellos sencillo y rápido. Antonio propuso hace algunos meses en Blogpocket una solución en php que implica acceder a la base de datos.

Y aquí es donde entra Mummify, una nueva startup que ha visto el negocio en el tema, con cuentas gratuitas y de pago. Funciona como un acortador de enlaces. De modo que cuando quieres enlazar a un sitio generas en su lugar una url de Mummify.

Esa url es monitorizada constantemente, de modo que si algún día la web desaparece Mummify sirve en su lugar una versión snapshot de la misma, lo cual evita el Link Rot.

El sistema es genial si no fuera porque nada nos garantiza que Mummify vaya a estar por aquí a diez años vista, por decir algo. Y por otro lado está el inconveniente de tener que perder tiempo acortando todos tus enlaces. O casi, porque las cuentas gratuitas sólo permiten diez enlaces al mes.

Seguramente veremos aparecer pronto sistemas parecidos, y no me parecería descabellado que Google terminase implementando algo parecido.