La polémica Readability vs. Instapaper

Desde que Readability publicó su nueva versión online y su aplicación iOS, muchos blogs de los que leo habitualmente se han enzarzado en una discusión en contra del servicio y a favor de Instapaper. Curiosamente, aunque Readability lleva ya un tiempo funcionando, es ahora, cuando el servicio se vuelve gratuito, cuando arrecian las críticas a su modelo de negocio, si es que realmente tiene alguno. Veamos antes las diferencias entre ambos servicios:

Instapaper es un servicio gratuito, siempre lo ha sido, que permite almacenar y leer más tarde los artículos que vamos marcando al navegar, o que envíamos desde una tercera aplicación en iOS. Además Instapaper proporciona un servicio de ‘mobilización’ de textos que hace más fácil y cómoda su lectura. Como digo, es gratuito, aunque las aplicaciones iOS son de pago. Y también ofrece la posibilidad de comprar una suscripción mensual por 1 dólar, que lo único que añade al servicio es la posibilidad de usar su API en aplicaciones de terceros, por ejemplo con la aplicación de escritorio Read Later.

En definitiva, Instapaper es gratuito en el navegador de escritorio, pero es necesario comprar la aplicación iOS para poder usarlo en el iPhone y el iPad.

Readability comenzó siendo un servicio de pago. El dinero obtenido con esas suscripciones de los usuarios se repartía entre los autores que daban de alta sus webs o blogs en el servicio. Pero con la última actualización Readability pasó a ser gratuito, igual que lo es su aplicación iOS. No obstante, se mantiene la opción voluntaria de comprar un suscripción, de modo que Readability sigue recolectando dinero para los autores que se dan de alta en el servicio.

La primera diferencia entre ambos servicios, por cierto magníficos los dos, es que para usar Instapaper en iOS hay que comprar la app. Con Readability no.

La segunda diferencia es que, aunque ambos poseen la opción de comprar una suscripción de pago, lo que ofrecen a cambio son cosas diferentes. Instapaper te ofrece la posibilidad de usar su API. Mientras que Readability te ofrece la posibilidad de recompensar a los autores con un porcentaje de tu dinero. En teoría Instapaper se queda el 100% del dinero procedente de las suscripciones, mientras que Readability retiene un 30%.

¿Cual es el problema? Pues el problema está en que, según los más críticos, Readability está asumiendo la recolección de dinero en nombre de los autores, se hayan dado de alta o no en el servicio. Tengo que decir que estoy de acuerdo con esto, Readability no debería arrogarse esa función sin el consentimiento expreso de los autores. De hecho, si tienes un blog, es posible que Readability haya recaudado dinero en tu nombre.

¿Qué pasa con ese dinero? Aquí es donde creo que viene la cuestión principal. Porque depende de como funcione el reparto de ese dinero, para que lo anterior tenga base de crítica o no. Si Readability reparte el 70% de sus ingresos entre los autores ‘asociados’ al servicio, sin tener en cuenta las visitas a páginas de otros autores, entonces creo que no hay problema. Ahora bien, si Readability retiene el porcentaje que corresponde a las visitas a esas otras páginas, la cosa cambia, porque sí que estarían quedándose con un dinero que no les pertenece.

En ninguno de los blogs críticos, ni en el blog de Readability he visto que expliquen este punto en detalle. Ahí está la clave de todo.

He aquí un listado de artículos al respecto que pueden consultar:

Si te ha gustado el artículo puedes considerar compartirlo en tu Twitter (0), en tu biografía de Facebook (0), o en tu pefil de Google+ (3)