Mi experiencia con la Fototeca de iCloud

Hace un par de meses decidí probar la Fototeca de iCloud. La posibilidad de tener sincronizada toda mi biblioteca fotográfica entre todos mis dispositivos mac e iOS es algo tentador.

Tenía dos dudas. La primera referente a la seguridad de los archivos. La segunda si mi iPhone de 64 Gb sería suficiente para las mas de 40.000 imágenes de la biblioteca.

La primera duda quedó sin resolver. En ninguna parte de la documentación suministrada por Apple encontré mención a cómo recuperar las imágenes en caso de borrado accidental. Claro que para que el desastre fuera total debería producirse simultáneamente en el mac donde guardo los originales y en iCloud. Las posibilidades existen pero son improbables. De modo que duda descartada.

La segunda duda quedo resuelta nada más activar la fototeca de iCloud en el iPhone. Las miniaturas de baja resolución apenas ocupan espacio, y la sincronización es lenta pero funciona.

Para poder usar la fototeca en la nube de Apple necesité contratar un plan de almacenamiento de iCloud que diera cabida a los 200 Gb de imágenes. Por 10 euros al mes contraté el plan de 250 Gb. La activación es instantánea por lo que en cinco minutos ya lo tenía todo funcionando en todos los dispositivos.

La subida de las fotos a la nube requirió entre tres y cuatro días, teniendo siempre abierta la app Fotos del mac durante unas 12 horas diarias.

En mi mac de mediados de 2010 la app consume muchos recursos y ralentiza bastante el sistema, incluso una vez que terminó de cargar las fotos.

Simultáneamente las fotos iban apareciendo en el iPhone y el iPad Air, hasta que la subida quedo completada.

El problema es que durante los días que duró la carga la cámara del iPhone 5 se convirtió en una pesadilla. Lenta, bloqueándose cada vez que intentaba tomar una foto. Un horror. Afortunadamente ese problema desaparece cuando finaliza la sincronización. Pero aparece otro. Cada vez que hacia una foto y abría la app de Fotos para visualizarla, simplemente no estaba allí. En ninguna parte. Al cabo de algunos minutos, muchos en realidad para mi gusto, la sincronización se activaba de nuevo y ya la tenía disponible.

Una vez asumido que esto iba a ser así, probablemente debido a que la fototeca esta optimizada para ser usada con un iPhone 5S o superior, decidí darle una oportunidad.

Sin embargo pronto detecté otro problema más grave. Adjuntar una foto a un email o un mensaje de Whatsapp se volvió algo literalmente imposible. Posiblemente por el gran tamaño de mi fototeca. Y es que cada vez que lo intentaba tenía que esperar a que se cargaran las 40.000 miniaturas. Una espera eterna.

Así que tras un mes de uso Fototeca de iCloud desactivada, plan de almacenamiento cancelado y 10 euros al mes ahorrados.

Seguramente con dispositivos mas modernos y bibliotecas más pequeñas todo funcione sin problemas. Pero no es mi caso.

Seguiré con el Streming gratuito que Apple ofrece para las últimas 1.000 fotografías. Y con Backblaze para tenerlo todo a buen recaudo.