Integrando Evernote, Todoist y Evermail

Durante mucho tiempo fui reticente a utilizar Evernote. No le veía el sentido. No ya la utilidad sino la manera de articular un flujo de trabajo coherente en torno a la aplicación. Leia muchos artículos de personas que lo usaban y hablaban maravillas de Evernote. Pero no conseguía zambullirme totalmente en ella.

Lo más repetido era, suele ser todavía, que para sacarle todo el partido hay que utilizarlo a fondo. Es decir, volcar una cantidad ingente de información y notas. Y en parte es cierto. Aunque en realidad lo más importante, como ocurre con muchas otras herramientas, es la confianza. Si no confías en ella, en que será eficiente, segura y fiable, no hay nada que hacer. Esa confianza no se consigue pronto, hay que probar y probar, ver si te resuelve las necesidades que van surgiendo. Si te hace las cosas más fáciles o por el contrario las complica.

Otro de los errores que cometí fue pensar que Evernote era la herramienta para todo que no es. Hay excepciones, flujos de trabajo y formatos que no encajan ahí. Por lo menos no para mi.

Mi uso de Evernote es en un 50 por ciento almacén de documentos. La famosa teoría del paperless. Y el otro 50 por ciento repartido, no sabría decir en qué porcentaje, entre repositorio temporal de información y chats de trabajo.

El uso como herramienta de trabajo se ha visto reforzado en las últimas semanas gracias a dos integraciones, una de reciente aparición y la otra descubierta a propósito de la primera.

Se trata de Todoist, el gestor de tareas que ya llevo usando algunos meses, y que me parece la mejor aplicación/servicio que existe de este tipo. Poder delegar tareas y asignar fechas incluso reenviando emails desde el iPhone al buzón de entrada o a cualquiera de los proyectos, es algo que ninguna otra app proporciona. Todoist activó hace poco una integración muy interesante con Evernote, que hace que cualquier recordatorio que establezcamos en esta aparezca en Todoist como tarea. Si marcamos la tarea como completada en Todoist, también se cancela el recordatorio de Evernote.

La otra herramienta es Evermail, un plugin para Mail.app que no conocía y que me encontré googleando integraciones para el correo de Apple. Evermail tiene una versión gratuita que funciona perfectamente (en realidad, salvo que estés por la labor no vas a necesitar comprar la licencia). Lo que hace es añadir un botón de Evernote a la barra de menús de Mail.app. Si marcas un mensaje y luego pulsas el botón puedes seleccionar a que libreta de Evernote enviar su contenido, e incluso puedes activar un recordatorio.

Combinando ambas herramientas puedo enviar fácilmente emails a Evernote desde Mail.app, ponerles un recordatorio, y automáticamente tendré la tarea correspondiente en Todoist. Genial no?