Una de las manías que tengo respecto al uso del iPhone y el iPad es no instalar nunca aplicaciones que hagan lo mismo que las que vienen preinstaladas de fábrica. Esto obedece a varias razones:

  1. Ahorrar espacio de almacenamiento que puedo usar para otra cosa, como videos, música o documentos.
  2. Ahorrar dinero, si las aplicaciones en cuestión son de pago.
  3. Mantener el orden en el dispositivo, ya que cuantas más aplicaciones tengo instaladas más me cuesta encontrarlas y más tiempo pierdo.
  4. El convencimiento, avalado por varias experiencias previas, de que al final siempre volveré a la aplicación nativa.

Esto viene a cuento por la reciente aparición de Sparrow en la AppStore, la versión para iOS de la aplicación ya existente de correo para mac, que tan buenas críticas y acogida tuvo desde sus inicios, pero que tampoco uso por razones diferentes.

El caso es que estos días he sentido la tentación en muchas ocasiones de adquirir Sparrow para iOS, vistas las reseñas realizadas en blogs que leo habitualmente. Pero de momento me estoy resistiendo. Aparte de las razones expuestas más arriba, no digo que Sparrow no sea una buena aplicación, incluso que mejore la experiencia de usar el correo electrónico en el iPhone. Pero la verdad es que hace exactamente lo mismo que la aplicación nativa Mail.app: enviar y recibir correo. Nada más.

¿Que se pueden archivar o eliminar los mensajes de otra manera? Perfecto, pero eso no es una función añadida, es sólo la misma función resuelta de diferente manera. Para mi eso no compensa el precio que vale, además de tener que convivir con dos aplicaciones de correo en la pantalla de mi iPhone. Llámenme maniático. Por cierto que esta funcionalidad de desplazar el mensaje para acceder a funciones como archivar o responder me parece realmente extraña. Posiblemente muchos usuarios puedan decidir, tras leer sólo dos lineas del mensaje, si este merece borrarse, archivarse o ser respondido, pero yo suelo necesitar leer el mensaje completo antes de tomar esa decisión en la mayoría de las ocasiones.

En cualquier caso ya digo que Sparrow me parece una buena aplicación en líneas generales, con alguna que otra mejora que, de momento no vale el precio que cuesta la aplicación.

Esta disyuntiva no es nueva, por supuesto, anteriormente me ha ocurrido tener que descartar una buena aplicación por todas las razones antes expuestas. Por nombrar sólo algunas grandes aplicaciones ‘duplicadas’: Calvetica, Agenda Calendar, Grazing, iCab, Celsius, Clear, etc. etc.

Me gustaría usar muchas de estas aplicaciones, incluída Sparrow, pero por el momento y hasta que Apple no permita eliminar las aplicaciones nativas del iPhone, prefiero usar ese espacio para otras cosas. Porque, la verdad, las aplicaciones nativas tampoco son tan malas. En realidad hacen todo lo que necesito y lo hacen bien.

1 Comment Evitando la duplicidad de aplicaciones en iOS

  1. Pingback: El bluff de Mailbox

Comments are closed.